¿Qué hace exitoso un proyecto deportivo?

Comparte esta publicaciónShare on Facebook46Tweet about this on Twitter9

En el deporte hay proyectos que resultan exitosos en cuanto a resultados deportivos, económicos y de popularidad, todos ellos cuantificables en cifras que marcan una superioridad, a veces pasajera, otras más…

udechile
Comparte esta publicaciónShare on Facebook46Tweet about this on Twitter9

Por Osvaldo Miranda Neira | Psicólogo, entrenador internacional FIVB, ex Ps. CORFUCH, ex DT Selecciones Nacionales de vóleibol.

En el deporte hay proyectos que resultan exitosos en cuanto a resultados deportivos, económicos y de popularidad, todos ellos cuantificables en cifras que marcan una superioridad, a veces pasajera, otras más duraderas según sea la prolongación de los logros de una temporada a otra.

Entonces surge la interrogante: ¿qué hace que un proyecto deportivo de un club de fútbol profesional sea exitoso y se concrete en resultados? Aun cuando las condiciones estructurales de dichos competidores son semejantes, como los son entre el Real Madrid y Barcelona, Azul Azul, Blanco y Negro y Cruzados.

Cuando hablo de condiciones estructurales equivalentes, me estoy refiriendo a presupuestos, planteles, hinchadas, auspicios, prensa, administración, directivos, cuerpo técnico, asesores, comunicadores, etc. Sin embargo, bajo estas condiciones algunos clubes resultan con mayores logros deportivos, de popularidad (seguidores), sociales (imagen, status) y económicos (transferencias, merchandising).

Tanto en el plano internacional como local los factores son semejantes y equivalentes. Veamos algunos de los más relevantes que hacen la diferencia.

La identidad, es decir, quiénes somos, qué hemos hecho, en qué queremos transformarnos a partir de nuestra historia, clara y bien comunicada permite al entorno (cuerpo técnico, directivos, plantel, prensa, administrativos, seguidores, etc.) desarrollar una férrea adhesión al proyecto deportivo a partir de una gran identificación con las propuestas encarnadas en el juego y comportamiento deportivo del equipo que salta a la cancha respetando su identidad, para lo que es necesario trabajar en forma cohesionada, con una convicción basada en la realidad.

Ahora bien, ¿cómo se alcanza esta base para desarrollar un proyecto deportivo exitoso? Acá aparecen las figuras de los conductores, los líderes, los facilitadores que crean las condiciones necesarias para que se construya un plantel ganador. Son ellos, los que dan la estabilidad al grupo en su camino al éxito; estos guías, estos referentes son fundamentalmente el DT, el directivo que encabeza las comunicaciones y los jugadores experimentados que ya han hecho el camino. Son ellos quienes deberán transmitir en todos los ámbitos los valores, los objetivos, su ideología y modelo a través de su comportamiento deportivo (rendimiento y conducta), estableciendo hábitos y costumbres que permitirán al grupo alcanzar la consistencia sicológica y deportiva para competir al más alto nivel.

También la flexibilidad y adaptabilidad de los conductores resultan fundamentales para hacer frente a los imponderables que van surgiendo en el camino, dificultades que se asumen como un desafío a superar y no como amenazas.

Al revisar lo sucedido en algunas ligas de fútbol en los últimos tiempos, podríamos comparar lo que ha sucedido entre el Real Madrid y el Barcelona F.C., donde la identidad, la adhesión y el liderazgo han sido diferentes, generando crisis y desorientación general frente al proyecto blanco en el madridismo, lo que terminó por desarmarlo a pesar de la calidad de su estructura; siendo superados por la estabilidad, consistencia, flexibilidad y adaptabilidad de quienes lideraron el proyecto en el Barça.

A nivel nacional el éxito de Azul Azul basado en Sampaoli y Valdés, fue muy superior a lo que ByN y Cruzados desarrollaron liderados por Levi y sus variados DTs o Estévez, Lepe y Lasarte. Sin embargo, en Azul Azul los que lideran hoy son otros y los resultados comienzan a alejarse del éxito. Será que no da lo mismo quién conduce los proyectos deportivos más allá de condiciones estructurales semejantes.

Claramente los pilares del éxito deben ser implementados y liderados por el DT, el directivo a cargo del proyecto y los referentes del plantel que ya han recorrido el camino, y esto ha quedado demostrado en la autogestión del Barcelona a falta de su DT (por enfermedad) y a la barrida de Mourinho con los referentes, afectando la ascendencia de éstos en el Madrid.

En una próxima columna veremos en mayor profundidad el tema de la identidad pérdida por algunos clubes como Colo Colo, y cómo a partir de fracasos exitosos construir un equipo competitivo.

Foto: Rincón del Bulla

Comentarios

comentarios